Rafael Sónchez Cárdenas, ministro de Salud Pública.
Compartir:

El Ministerio de Salud Pública informó hoy sobre la venta ilegal que se realiza en República Dominicana de pruebas rápidas para la detección de COVID-19; y advirtió que serán detenidas e incautadas las personas que sean sorprendidas en esa venta irregular.

El ministro de Salud, Rafael Sánchez Cárdenas; dijo que las pruebas rápidas de inmunoglobulina se están comercializando entre US$45 y US$800 dólares.

“Esto es una irregularidad que el Ministerio de Salud Pública no va a permitir. Todo producto importado necesita registro sanitario, salvo los casos de pruebas rápidas y otras que necesitan una aprobación expedita de emergencia de la Dirección General de Medicamentos para la circulación a nivel local”, indicó el ministro.

Advirtió que el Ministerio movilizará operativos de vigilancia sanitaria a fines de detener e incautar a aquellos que; bajo procedimientos no autorizados, están comercializando las pruebas rápidas.

Al mismo tiempo, llamó a la ciudadanía a denunciar y presentar quejas a Salud Pública ante cualquier ofrecimiento de esta práctica que, reiteró, es irregular e ilegal.


Compartir: