Compartir:

El director provincial de Salud en Puerto Plata, Waddy Musa, informó este martes que cuentan con un total de 1,500 pruebas para la detección del coronavirus que serán implementadas en esa provincia del país.

Sin embargo, el funcionario aclaró que no a todo el que quiera que se le aplique una prueba se le hará, sino que seguirán un protocolo de aplicarlas a los que han tenido síntomas de la enfermedad o han tenido algún contacto con un infectado.

Dijo que esto es con el objetivo de aislar los casos positivos y evitar que las personas sanas se infecten con el COVID-19. Tienen listo dos centros de aislamiento que serán puestos en funcionamiento.

“Vamos a iniciar con los casos alrededor de los que ya están identificados, las personas que han tenido algún contacto o tienen algún síntoma. Porque estas pruebas requieren que las personas tengan ya algunos días para poder dar positivo. Entonces vamos a iniciar con esa población con la finalidad de que todo el que de positivo; pueda ser de alguna manera, separado de las personas sanas”, informó el funcionario.

Waddy Musa estuvo acompañado del ministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cárdenas, quien está en Puerto Plata en una intervención sanitaria debido a la manifestación masiva que se produjo a propósito de la llegada de un peregrino.

El Ministro de Salud, Rafael Sánchez Cárdenas informó que han detectado que personas positivas al COVID-19 estuvieron en la concentración que se produjo el pasado domingo en Puerto Plata.

Disponen de dos centros de aislamiento

“La ruptura de la medida de emergencia decretada en el país ha provocado una alarma nacional.

En base a ello se ha preparado junto al Centro de Operaciones de Emergencias (COE) un plan especial para Puerto Plata; como vieron esta mañana las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional han puesto restricción a la circulación; y revisión de tránsito de entrada y salida al municipio de San Felipe y se ha hecho una distribución de la labor de cada una de las instituciones que se integran en el COE”, informó.

En ese sentido dijo que la entrada y salida al municipio de San Felipe solo se hará bajo supervisión militar; mientras se establece allí un cerco epidemiológico de búsqueda, detección y control de pacientes sospechosos o con síntomas del COVID-19.

Anunció que se han establecido dos centros de aislamiento de personas sospechosas o positivos en Cabarete, con 102 camas y otro en Montellano, con 72. Añadió que trabajarán con el sector empresarial de la zona para que en los distintos centros de servicios, entre los que citó a los supermercados; se respete el distanciamiento.


Compartir: