Compartir:

El presidente Danilo Medina oficializó la creación del Fondo de Asistencia Solidaria al Empleado (FASE), mediante el decreto 143-20.

El programa permitirá apoyar de manera transitoria a los trabajadores formales del sector privado con una transferencia monetaria para contrarrestar los efectos económicos de las medidas adoptadas para frenar la propagación del coronavirus (COVID-19).

La información la dio a conocer el portavoz del Gobierno y director general de Comunicación, Roberto Rodríguez Marchena; a través de su cuenta de la red social Twitter @RodrigMarchena.

De acuerdo al artículo 1 de este decreto, el FASE se nutrirá de los recursos generados a partir de las cotizaciones pasadas; utilidades o beneficios que se hayan acumulado en exceso de reservas técnicas en la administración del Seguro de Riesgos Laborales a la fecha de la entrada en vigencia de la Ley número 397-19 del 30 de septiembre del 2019 y cualquier fuente financiera que sea identificada para tales fines.

Podrán beneficiarse del FASE los trabajadores suspendidos con base en las disposiciones vigentes del Código de Trabajo; cuyas empresas se encuentren al día en sus obligaciones de pago con la Tesorería de la Seguridad Social (TSS) para el período febrero de 2020; con algunas excepciones de los trabajadores de las empresas de los siguientes sectores:

  • Supermercados, colmados, farmacias y cualquier establecimiento comercial dedicado al expendio de alimentos crudos, medicamentos y productos de higiene
  • Empresas para industria, agroindustria y alimentos
  • Empresas de agricultura, ganadería y pesca
  • Industrias de alimentos
  • Empresas de seguridad privada
  • Explotación de minas y canteras
  • Almacenes de expendio de distribución de alimentos, productos farmacéuticos y agroindustriales
  • Sector financiero, administradoras de fondos de pensiones, de riesgos laborales y seguros
  • Multimedios
  • Generadores de energía
  • Sector salud
  • Universidades
  • Telecomunicaciones

El artículo 5 establece que, para acceder al apoyo; los empleadores no deben suspender a ningún trabajador durante el mes respectivo.

Explica que si se suspende al menos un trabajador; el empleador no podrá acogerse a la modalidad del FASE.

Sin embargo, los trabajadores suspendidos podrán acogerse a los beneficios del FASE y recibir una suma mensual que corresponderá al 70% de su salario ordinario; la cual nunca será menor de cinco mil pesos ni de ocho mil quinientos pesos.

Mientras, el artículo 6 indica que el ministerio de Trabajo podrá autorizar la participación en el FASE de aquellas empresas que hayan cerrado sus operaciones pero que mantengan en nómina y cotizando en la Tesorería de la Seguridad Social la totalidad de sus trabajadores.


Compartir: