Compartir:

Previo a la temporada del 2019, los Padres de San Diego invirtieron más de US$300 millones para quedarse con los servicios del dominicano Manny Machado.
Disfrutaron del debut de Fernando Tatis Jr. y junto a Eric Hosmer y Francisco Mejía pelearon por buena parte de la temporada.

Las lesiones acabaron temprano la temporada de Tatis Jr. y de igual manera terminó la pelea de los Padres.

Pero para este 2020, luce como que los Padres pueden dar mucha agua de beber si se mantienen saludables.

Quizás todavía no tienen el empuje para ganar su división, pero ¿recuerdan ustedes quiénes se coronaron campeones el año pasado? Los Nacionales de Washington que ganaron uno de los dos wild cards.

Machado no tuvo la mejor de las temporadas, pero se proyecta que debe superar esa actuación en un 2020 ya más acostumbrado a vivir en la Costa Oeste.
Tatis Jr. era uno de los candidatos al Novato del Año cuando se lesionó la espalda baja y además mostró una intensidad en el terreno que realmente dio gusto.

Con Hosmer, Mejía y Franchy Cordero como regulares, los Padres tienen una buena profundidad en su ofensiva.

El pitcheo, sin embargo, es algo en lo que el gerente general A. J. Preller quizás necesita enfocarse un poco más.

Chris Paddack (9-7, 3.33) aparece como el estelar de una rotación que tiene, además a Garrett Richards, Zach Davies y Joey Lucchesi.
El dominicano Dinelson Lamet hizo 14 aperturas la pasada campaña tras recuperarse de una operación Tommy John.

Queda por ver si lograr encontrar estabilidad cada cinco días y demostrarle al dirigente Jayce Tingler que puede confiar en él.
Los Padres tienen como cerrador a Kirby Yates y un bullpen en sentido general que puede ser competitivo.

Si las lesiones se mantienen alejadas de este equipo, podrían tener un 2020 bastante interesante.


Compartir: