Compartir:

El ministro de Salud Pública dice que no le gusta hacer predicciones, pues prefiere trabajar sobre las evidencias de los casos; y lo aclara en el momento de referirse al impacto que podrá tener en la salud de los dominicanos la desescalada de la restricciones a la actividad económica que anunció anoche el presidente Danilo Medina y que debe entrar en efectividad este miércoles 20 de mayo.

Pero de antemano, el ministro Rafael Sánchez Cárdenas asegura que será un gran reto para las autoridades de alud y para toda la ciudadanía; a la que le advierte que se mantendrán durante toda la etapa del desmonte las medidas de higiene y de distanciamiento social que se han establecido para evitar la propagación del coronavirus.

Para el Ministerio la nueva etapa de manejo de la pandemia implicará una intervención de vigilancia epidemiológica mucho mayor que la desplegada hasta el momento; pues la demanda al sistema sanitario será mucho mayor, dice.

Para enfrentarlo, afirma, tienen un plan elaborado que seguirán aplicando a nivel nacional, aunque, señala que no existe seguridad plena; en ningún país, de que se pueda evitar el rebrote.

“El proceso de intervención para evitar rebrote será un desafío para toda la sociedad”, plantea.

Agrega que “lo que es claro es que estas medidas van a necesitar una alta responsabilidad ciudadana en el cumplimiento de las medidas que se han estado señalando en cada una de las intervenciones”.

Insiste en que se tiene que mantener el uso de mascarillas en los espacios públicos, así como las medidas de distanciamiento social; sobre todo en las empresas, en las que dijo, se realizarán pruebas rápidas de detección de COVID-19.

“Las medidas no van a cambiar, tienen que estar normatizadas por los protocolos con las empresas; para que se mantenga la distancia y evitar el contagio en lo que se ha anunciado y que irá poco a poco estableciéndose”, recalca.

Sánchez Cárdenas destaca que hasta el momento, el país ha tenido una condición estable en torno al coronavirus, lo que se evidencia en la baja letalidad; que a la fecha se sitúa en unos 3.41 %, con 434 fallecimientos y 12,725 casos confirmados de contagio; desde que se registró el primero caso de la pandemia el 1 de marzo.

El presidente Danilo Medina anunció anoche el inicio de una fase que denomina “Convivir con el COVID-19 de forma segura”; y que implica una desescalada de las medidas adoptadas a mediados de marzo con fines de evitar la propagación de virus.

Una de las principales decisiones incluye un nuevo horario de toque de queda que, de lunes a sábado, empezando desde hoy; será de 7:00 de la noche a 5:00 de la mañana y los domingos desde la 5:00 de la tarde hasta las 5:00 de la mañana.

La desescalada a nivel económico tendrá cuatro fases, que empiezan el miércoles, con la aplicación de la primera y la apertura de algunas empresas de acuerdo a su tamaño.


Compartir: