Compartir:

El coronel Guzmán Peralta, miembro del equipo de seguridad del candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader, manifestó este domingo que el Gobierno montó una trama para utilizarlo como “chivo expiatorio” con el fin de acusar al candidato opositor como autor intelectual del supuesto sabotaje de las elecciones fallidas del 16 de febrero.

Fue acusado del hecho junto a Manuel Antonio Regalado, técnico de la telefónica Claro.

El oficial de la Policía Nacional manifestó en una entrevista con la periodista Edith Febles que el costo que le ha generado moral y profesionalmente a él y su familia, ha sido enorme.

A través de un comunicado de prensa, sostuvo que “me trataron como un vulgar delincuente. Allanaron mi casa, donde estaban mis hijas, a las tres de la mañana, y al llamar al director de la Policía Nacional, este dijo que desconocía del operativo. ¿Usted cree que van a hacer un allanamiento de esa naturaleza sin que el director de la Policía lo supiera?”, indicó Guzmán Peralta.

De igual manera, acusó al Gobierno de utilizarlo para acusar a Luis Abinader, como autor del supuesto sabotaje de las elecciones municipales del 16 de febrero. “Ellos me utilizaron como chivo expiatorio, para implicar al candidato Luis Abinader y su equipo, ese era el objetivo de ellos”, dijo.

Explicó que en los interrogatorios a los que fue sometido; varias veces le cuestionaron sobre el involucramiento del candidato presidencial opositor y de miembros de su equipo. Afirmó que el técnico de Claro fue torturado, “conforme indicó el análisis médico que le hicieron al salir de la cárcel”.

En ese mismo orden, el coronel Guzmán Peralta señaló a la Procuraduría General de la República como los responsables de fabricar ese falso expediente en su contra.

“Mi comunicación con el técnico de Claro se registró de manera ilegal pues no tenía la orden de un juez de la República. Al señor Regalado, lo conocí en cumplimiento de mi deber como oficial asignado en su momento a investigación criminal. El colabora con la Policía Nacional, cuando por orden judicial, cosa que en esta ocasión no ocurrió, se investigan números telefónicos sospechosos. Es el técnico quien me llama la noche anterior a las elecciones para decirme que sospechaba que existía un intento de boicotear el proceso. Mi recomendación fue que no aceptara ninguna solicitud que considerara irregular. Eso está en la comunicación entre los dos, irregularmente obtenida por las autoridades”, agregó.

“Voy a proceder legalmente contra todos, absolutamente todos, los que dañaron mi honor, mi imagen, mi carrera, y la tranquilidad de mi familia. Mis abogados ya tienen todo listo para proceder contra todos ellos, incluyendo la Procuraduría General de la República”, indicó.

Fuente: Diario Libre


Compartir: