Compartir:

Redacción Internacional, (EFE).- China ha logrado detener los contagios locales, aunque siguen en aumento los casos reimportados de coronavirus, mientras Italia ha superado hoy a ese país asiático que fue el foco de la epidemia en el número de fallecidos.

Las muertes en Italia por el COVID-19 ascendieron hoy a 3.405, 427 más que el miércoles, con lo que el país se convierte en el primero del mundo por número de víctimas mortales, por delante de China, donde se han producido 3.245 fallecimientos.

El número de casos positivos es actualmente de 33.190 en Italia, mientras que ya han sido dados de alta 4.440 personas, según el último balance ofrecido en rueda de prensa por el jefe de la Protección Civil, Angelo Borrelli.

CHINA DETIENE LOS CONTAGIOS A NIVEL LOCAL

Mientras, China alcanzó hoy por primera vez desde el comienzo de la pandemia el crecimiento cero en nuevos contagios locales; incluso en el epicentro de Wuhan, aunque los casos procedentes del exterior continuaron en aumento, con 34 infectados detectados en las últimas 24 horas.

La mayoría de los 34 infectados procedentes del exterior son viajeros del Reino Unido y de España, según la Comisión Nacional de Salud, y 21 se han registrado en Pekín.

Por ello, en Pekín se han extremado las medidas de cuarentena para todos los viajeros que lleguen a la ciudad, sean chinos o extranjeros; y que desde el pasado lunes deben someterse a una cuarentena obligatoria en hoteles designados especialmente para ello, salvo contadas excepciones.

Este jueves se anunciaron ocho nuevas muertes en China, todas ellas en la provincia de Hubei; cuya capital es Wuhan, lo que supone también una de las menores cifras de fallecidos registradas desde hace semanas. China ha registrado hasta hoy 80.928 casos de coronavirus, de los que 3.245 han muerto, mientras que 70.420 personas han sido dadas de alta.

CHINA RECOMIENDA A ITALIA EL AISLAMIENTO ESTRICTO

Hoy, en Milán, la delegación de expertos chinos que ayuda a las autoridades italianas a controlar la expansión del coronavirus; advirtió de que el país debe imponer más medidas restrictivas para lograr que toda la gente se quede en sus casas y se frene la propagación. Este equipo de nueve investigadores y médicos ha combatido la propagación el coronavirus en la ciudad de Wuhan.

El vicepresidente de la Cruz Roja de China y responsable de este equipo; Yang Huichuan, fue muy claro- “No estáis llevando a cabo políticas de cierre de las calles; porque el transporte público todavía funciona, la gente todavía circula y estáis haciendo cenas y fiestas en los hoteles y no estáis llevando máscara”. Para acabar con los contagios hay que parar “toda actividad económica y cortar la movilidad de la gente”, insistió.


Compartir: