Bellezas naturales de la República Dominicana

Compartir:

Descubre los 10 rincones más bellos de la República Dominicana


Existen pocos lugares en el planeta tan hermosos como el Caribe. Esta zona de la Tierra desbordante de riqueza natural, encuentra uno de sus máximos representantes en la República Dominicana, país ampliamente reconocido en todo el mundo como un destino de belleza incomparable especialmente por sus extensas playas de agua cristalina y la calidez de sus habitantes. Todo un paraíso donde disfrutar de algunos de los rincones más bellos de la Tierra.
La isla de Santo Domingo es sin ninguna duda un lugar privilegiado por su ubicación geográfica, entre el Océano Atlántico y el Mar Caribe, un verdadero oasis de aguas cálidas que encierra en su interior espacios llenos de riqueza biológica y natural, como ríos, cascadas, bosques, y una amplia variedad de flora y fauna. Y es que a la hora de descubrir la República Dominicana podemos alojarnos en un hotel o incluso alquilar un apartamento, de forma que podamos desplazarnos por todos sus rincones desbordantes de belleza, entre los que destacan especialmente:
·         Parque Nacional Isla Cabritos. Este parque, de un tamaño no excesivamente extenso, se encuentra situado en el lago más grande del Caribe, el Lago Enriquillo, que situado a 42 metros bajo el nivel del mar es tres veces más salado que el océano. Un lugar de una belleza excepcional.
·         Bahía de Samaná. Aunque sin duda entre los turistas Punta Cana y Playa Bávaro son lugares reconocidos por su gran belleza, la península de Samaná cuenta con kilómetros de playas de arenas doradas sin edificar que la convierten en un paraíso natural de excepción para todos aquellos que quieren conocer el país en su estado más salvaje y virgen. Samaná, que cuenta con cascadas de agua cristalina y con pozas de agua de azul tornasol, tiene además la posibilidad de descubrir yubartas o ballenas jorobadas realizando piruetas en su camino al Ártico.
·         Playa Boca Chica. Cerca de la ciudad de Santo Domingo se encuentra esta playa protegida por un gran arrecife coralino. Un lugar de excepción especialmente para los aficionados a las regatas de veleros, y del resto de deportes acuáticos que aprovechan el uso del viento y las olas, ya que es una zona de grandes cambios en cuanto a la dirección del aire y las corrientes.
·         Río San Juan. Este municipio de la provincia María Trinidad Sánchez, conserva todo su encanto a pesar del paso de los años y un tímido aumento del turismo, con casas de madera pintadas en colores alegres y una población especialmente amable y acogedora. Río San Juan es además un espacio único para los enamorados de la naturaleza ya que cuenta con playas tan hermosas como Playa Caleton.
·         Bahía de las Águilas. Esta bahía, que forma parte del Parque Nacional Jaragua, no sólo contiene algunas de las playas más hermosas de República Dominicana, sino que supone un espacio completamente virgen libre de la contaminación, y un espacio de gran valor para mantener a salvo un amplio espectro de fauna marina y flora costera. Esta Bahía está considerada además como Reserva Mundial de la Biosfera por la Organización de las Naciones (UNESCO).
·         Punta Espada. Los jugadores de golf, y todo aquel que no quiera perderse un rincón de excepcional belleza en la República Dominicana, no puede dejar de visitar este green que ha ganado múltiples reconocimientos entre la comunidad mundial de golf. El recorrido de este campo de golf incluye un tiro sobre el mar espectacular y un espacio verde delimitado por las aguas del Caribe.
·         Jarabacoa. Este valle, que aparece entre altas montañas y ríos, está considerado como la ciudad de la eterna primavera, y posee una vegetación mixta de bosques de pinos y bosque húmedo digno de descubrir por todos los enamorados del país.
·         Barahona. Esta provincia al sur de Santo Domingo, es sin duda un escenario espectacular para el deleite de los sentidos. Y es que Barahona forma parte del Valle de Neyba, a la desembocadura del río Yaque del Sur, y es sin duda uno de los lugares más bellos de todo el país.
·         Cachote. Esta aldea no es sólo un lugar de excepción donde volver a la vida sencilla y tranquila alejada del ritmo de la vida actual, sino que situada a 1,100 metros del Bahoruco Oriental, cuenta con un bosque donde observar más de treinta especies diferentes de aves, además de disfrutar con hermosos paisajes de montaña y una extraordinaria vegetación.
·         El Zapato, Playa de El Morro. Esta playa ubicada en Montecristi contiene salientes de roca natural, y es una de las playas más tranquilas de la República Dominicana.
Autor articulo
LILIANA COSTA
Fuente: www.letsgointernship.com

Compartir: